Beneficios de la aromaterapia y sus usos

El profesional calificado es capaz de diferenciar entre diferentes tipos de aceites esenciales y saber de qué manera cada uno influye en el cuerpo. Esta experiencia se fundamenta en el conocimiento de la historia y la seguridad de los aceites naturales. También aplican su comprensión de las propiedades curativas de aceites concretos y sus aplicaciones como antídoto. Un masaje de aromaterapia es un procedimiento de terapia que incorpora aceites esenciales en el sistema de amasamiento de músculos y tejidos blandos del cuerpo para asistir a calmar las condiciones médicas, lesiones o para preservar el bienestar.

Descubre todo cuanto la aromaterapia puede hacer por tu bienestar físico y psíquico. En los masajes de aromaterapia, se hace hincapié en la selección del aceite esencial adecuado a utilizar en dependencia de sus propiedades terapéuticas respecto al estado del cuerpo y la psique del paciente.

Desde entonces la ciencia volvió a centrar sus investigaciones en el estudio de las plantas. La aspirina famosa universalmente (ácido acetilsalicílico), por ejemplo, se elaboró desde una sustancia química, la salicina, encontrada en la corteza del sauce. Las propiedades antipiréticas y analgésicas del sauce ya eran conocidas por Hipócrates que aconsejaba té de hojas de sauce para el alivio de los dolores y la fiebre. La palabra “aromaterapia” surgió a principios del siglo XX para referirse al empleo de aceites esenciales y plantas en diferentes tratamientos de enfermedades físicas y psíquicas.

Fue Marguerite Maury quien introdujo la idea de una aplicación de masaje de aceites esenciales en los años sesenta. El uso de aceites esenciales en el masaje introduce la repercusión de los aromas en el tratamiento, convirtiendo así un masaje ordinario en un masaje de aromaterapia. En la primera consulta con el cliente del servicio, el aromaterapeuta registra su historial clínico detallado.

Pero los principios en los que se basa se remontan a la civilización egipcia, que conocía realmente bien las propiedades curativas de las plantas. Entre el siglo XIX y los primeros años del siglo XX, en las farmacias y herboristerías se utilizaban plantas para elaborar infusiones y pomadas. No obstante, los secretos y los poderes escondidos en las plantas se perdieron a lo largo del tiempo y fueron substituidos por la ciencia. La mayoría de aceites esenciales se obtiene por instilación con vapor, sin desincrustantes químicos y a baja presión. El procedimiento consiste en hacer pasar el vapor por una cuba llena de plantas aromatizadas.

El vapor extrae la esencia de la planta y se forma una mezcla gaseosa homogénea. Al salir de la cuba y bajo presión controlada, el vapor de agua enriquecido con el aceite esencial, atraviesa un serpentín y se condensa. El aceite esencial flota sobre el agua de destilación (hidrolato) debido a su menor densidad, y se recoge por decantación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *